Madre de la Esperanza

Pontmain 1871

 

pontmai1.jpg (4900 bytes)Fue durante la guerra con Alemania. Las cosas no andaban bien en Francia. Los alemanes se encaminaban hacia Laval. El pueblo entero sufría las consecuencias de varios errores cometidos por Napoleón III. En la villa de Pontmain, alrededor de 30 kilómetros al norte de Laval, un granjero trabajaba en su granero con sus pequeños hijos Eugene y Joseph, de 12 y 10 años respectivamente.

El 17 de enero ya había oscurecido cuando Eugene salió a mirar la hora en el viejo reloj de la iglesia. Son las seis y media. Eugene mira el cielo y nota que una gran superficie del mismo carece de estrellas. De pronto, arriba de la casa de Guidecoqs  el ve, en el medio del techo, una Hermosa Dama que lo está mirando con una expresión simpática, gentil y bondadosa. Cuando Eugene  llama a Joseph  este viene inmediatamente y también acude el padre.

El padre de los niños no ve nada, salvo tres estrellas brillantes formando un triángulo en el cielo. Pero Joseph también ve a la Señora. Ella lleva una larga capa azul adornada con estrellas doradas ; un velo negro y una corona de oro de unos 20 centímetros de diámetro con una lista roja en el medio. También usa zapatos azules y sus manos  extendidas hacia los costados como en la imagen de la Medalla Milagrosa.

La Santísima Virgen sonrió constantemente y estuvo inmóvil en la misma posición hasta las 9 de la noche. El cura párroco y una gran cantidad de parroquianos se unieron a los niños. El Padre Guerin comenzó a orar con los  parroquianos. Por supuesto que la primera oración fue el Santo Rosario . En ese momento la imagen de la Virgen se agrandó,  las estrellas en su capa se multiplicaron y una especie de cartel luminoso se fue desplegando a Sus pies.

Entonces el cura párroco comenzó a recitar el ‘ Magnificat ‘ y en ese momento se fueron formando en el cartel letras doradas, una a una, como si estuvieran  siendo escritas por una mano invisible. Los niños de la aldea fueron leyendo las letras a medida que iban apareciendo y cuando terminaron la oración que se había formado era esta:

 "PERO, POR FAVOR, OREN NIÑOS MÍOS"

El cura párroco dice : “ Debemos pedirle a la Santísima Virgen que nos haga conocer Su voluntad “. La gente ahora dice las letanías de la Bendita Virgen Madre. Más palabras aparecen en la misma forma en que aparecieron las anteriores. 

"DIOS VA A OIR  PRONTO VUESTRAS PLEGARIAS"

La cuarta plegaria es la ‘ Inviolata ‘.Cuando llegan a la frase“ O Mater Alma, Christi Carissima “, aparecen las siguientes palabras:

 "MI HIJO"

Todos los presentes están ahora muy seguros de que se trata de la Santísima Virgen María y le dedican una quinta oración, el “ Salve Regina “ Mientras cantan esto la frase se completa:

  "MI HIJO OS ESPERA"

Estas palabras están subrayadas. La sexta plegaria es cantada . Es una canción muy popular en Pontmain, “ Madre de Esperanza “ y a la gente le encanta cantarla fuerte y claramente. El tan amado título de la misma es parte de la plegaria: “ ¡ Madre de la Esperanza protege a nuestra Francia y ‘ruega, ruega por nosotros !“ Entonces la sonrisa de María brilla de amor y Ella levanta Sus manos hasta Sus hombros mientras que señala la pequeña Cruz Roja que usa cerca de su corazón. La séptima plegaria que rezan con el sacerdote es “ Mi dulce Jesús “ (Se sabe que el perdón de todos los pecados se otorgará a aquellos que con contritos corazones hayan primero recitado el “ Parce Domine “). Una expresión de sufrimiento y dolor aparece sobre la cara de la Virgen Bendita y se forma un crucifijo que Ella sostiene con ambas manos. Tanto la cruz como Nuestro Señor Jesucristo son rojos, arriba del crucifijo hay un pequeño rayo en el que aparece “ JESUCRISTO “ en letras de sangre, mientras que la honda pena de Nuestra Señora se irradia sobre la multitud, una estrella cae del cielo y extingue las cuatro velas que rodean a la Santísima Virgen. Ella nunca saca Sus ojos del Crucifijo. Cuando el cura párroco comienza con el “ Ave Maria Stella”, el crucifijo se desvanece y Nuestra Señora vuelve a su pose original. Dos pequeñas cruces blancas aparecen ahora sobre Sus hombros en donde parecen haber sido implantadas. Lentamente un gran velo blanco flota hacia arriba para cubrir a la aparición completamente. Entonces la aparición se desvanece totalmente.

Los alemanes empiezan a retroceder y el 20 de enero el General van Schmidt se rinde, y el 28 de enero, a sólo once días de la aparición, se firma un pacto de paz. El mensaje de Pontmain nos muestra muy claramente el efecto de las plegarias  aún en una pequeña comunidad parroquial. Deberíamos dedicarnos a orar, especialmente en tiempos difíciles.

Durante Su paso por esta tierra Jesús habló del fin del mundo. El nos habla a través de la parábola de la viuda y el juez . ( Lucas 18 : 1 ) Después Jesús les enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse: “ En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres y en la misma ciudad había una viuda que recurría a el, diciéndole : ‘ Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario ‘ . Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo : ‘ Yo no temo a Dios ni me importan los hombres, pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme ‘  ”. Y el Señor dijo : Oigan lo que dijo este juez injusto.Y Dios ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a El día y noche, aunque los haga esperar ? Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre , encontrará Fe sobre la tierra ? “

Nos acordamos del mensaje de Nuestra Señora en Pontmain. Ahora podemos verla como aparece en las palabras de cada himno. “ Madre de la Esperanza, protégenos, ruega por nosotros” : María levanta sus brazos al tiempo que mira el pequeño crucifijo rojo sobre Su Corazón : Esto nos muestra que Nuestra Señora está muy cerca de Su Hijo en la Cruz, por lo tanto Ella es Nuestra Madre en la Redención, y va a rogar por nosotros.
pontmain1_2.jpg (21428 bytes)

Durante el “ Parce Domine “ ella suplica junto a nosotros para ofrendar a Jesucristo Nuestro Redentor   al Padre Celestial, ofreciéndole la Santa Misa a Dios Padre por Su Hijo Jesucristo, Nuestro Señor.La cruz roja con el rojo Corpus, las letras de sangre y las velas encendidas a cada lado nos hablan una vez más de la Santa Misa. Finalmente, durante el “ Ave Maris Stella “ la vemos como aparece en la Medalla Milagrosa, dándose muy generosamente y con las dos pequeñas cruces blancas implantadas en Sus hombros, hablándonos de “ Triunfo “ a través de la intervención Divina.

En Pontmain, Nuestra Señora nos enseña que Ella puede detener el brazo de Su Hijo si escuchamos y obedecemos los Mensajes que Ella nos comunica.

RUEGUEN HIJOS MÍOS. DIOS VA A OIROS MUY PRONTO. MI HIJO ESTÁ ABIERTO A  VUESTRAS PLEGARIAS...

 

Querida María, ruego por todos los que entran a esta página. Cuando venga el tiempo en que nos llamen a Nuestra Eterna Morada, llévanos en tus brazos como lo hiciste cuando llevabas a Jesús en esta imágen, derecho al Cielo para estar junto a Ti y a Nuestro Creador para siempre.
Amen.

 

 

- Fundación Marypages -

Nuestra Fundación tiene el objetivo de desarrollar, expandir y sustentar el sitio llamado ' Marypages ' ( páginas de María ) y el de promover nuestra religión Católica Apostólica y Romana y en especial la devoción a nuestra Madre Celestial, laSantísima Virgen María.
Con vuestro aporte económico haremos posible todo esto.

¡ Las Marypages sólo pueden mantenerse con vuestra ayuda !
Usted puede convertirse en un donante de nuestra Fundación donando un mínimo de 20 Euros por año. Y nosotros le ofrecemos a los donantes :

§         Una medalla milagrosa con la explicación de su diseño.

Si su donación supera los 50 Euros, también le enviaremos el bello Rosario de Lourdes

Cualquier ingreso extra que se genere será donado con fines benéficos relacionados a la Religión Católica ( o sea, con base Católica ) .
Estamos registrados en la Cámara de Comercio Flevoland con el número 39100629.

Para hacer una donación, por favor presione el botón de abajo.

ONLINE DONATION

 

 

Cinco años más tarde, en 1876 la Santísima Virgen se aparecería
una vez más , esta vez en Pellevoisin



 

 

Visitors: